Descripcion

Cuando comenzamos a planificar este congreso, lo primero que vino a mi mente son los receptores o destinatarios. Al oír “congreso de alabanza”, lo primero que uno piensa es que va dirigido sólo a los músicos. Cuando uno escucha “adoración”, uno cree que está hablando de las canciones más lentas. Pero una vez más erramos en el blanco. El cristianismo no es para unos cuantos. El cristianismo no es el pastor y los diáconos. Así, este congreso no es para algunos cuantos, sino para todos y cada uno de los miembros de la congregación e invitados.

Yo creo que limitamos la adoración a un tiempo de música y en un edificio al que llamamos iglesia. Entonces, lo primero que debemos tener claro, es que la adoración trata de la vida real. La adoración tiene que ver con tu vida cotidiana; cuando estás aquí y cuando estás con tus amigos, o mejor aún, cuando estás solo en tu cuarto. He aprendido que las cosas más importantes del cristianismo, más que un tiempo, se tratan de una actitud del corazón. La oración, la adoración, la alabanza, no son un tiempo específico en el que seguimos a un líder, es una actitud de nuestro corazón.

Ministros del Nuevo pacto es un congreso que nos ha enseñado a servir a Dios en adoración. No hay más, Dios sólo puede ser adorado cuando se le sirve, y sólo se puede servir correctamente con una actitud de adoración.