Descripcion

El de la familia, es un tema tan amplio que a menudo ha sido considerado, estudiado y expuesto por diferentes sociólogos, psicólogos, filósofos, historiadores y demás, cada uno de ellos con un enfoque acorde a su cosmovisión. De más está decir que aunque se rescatan algunos principios, se han quedado cortos y han divagado en sus conceptos y teorías creados sin fundamento alguno en la Palabra de Dios. Sin embargo, para nosotros los creyentes, todos estos ángulos son insuficientes, generalmente inservibles e inútiles tal como un vaso sin agua en el desierto; debemos mirar desde otra perspectiva: la de Dios; la que nos es revelada en la Biblia a través de su Espíritu, siendo él, el principal motor, el principal sentido y la pieza más importante en todo esto. No basta ser una familia conforme al estándar social; debemos buscar ser familias llenas del Espíritu.

La presente serie aborda dichos temas, comenzando donde todos deberíamos hacerlo: en el principio; en el diseño original de Dios para su creación en general, para sus hijos, y específicamente para el matrimonio y las familias; no dejando de lado las consecuencias que nos ha traído —y que puede traernos— la ruptura de este diseño. Habla también acertada y desafiantemente sobre un tema por demás mal comprendido en los últimos días: el matrimonio; sus bases, sus propósitos y el rol que, de acuerdo a la Biblia, deben desempeñar sus integrantes; enfatizando —como debe ser— en la obra del Espíritu en esta área y su íntima relación que apunta al Evangelio. Es este el punto central de los mensajes; es donde descubres en torno a qué gira todo, cuál es la importancia de la obra del Espíritu en las familias de los creyentes, cómo es que puedes cumplir con los modelos establecidos en su Palabra.

No sirve de mucho tener grandes predicadores y evangelistas, si se tiene pésimos padres. La vida en el Espíritu nos libra de los éxitos externos y los fracasos internos, a no ser sabio para los de afuera, pero necio para tu casa.